Latas de aluminio

Conoce todo sobre el proceso de reciclaje del aluminio, conocido como el metal verde por su gran capacidad de recuperación

La capacidad 100% reciclable del aluminio hace que este metal sea uno de nuestros grandes aliados en la búsqueda de un mundo más sostenible. Por este motivo, en esta entrada queremos darte todos los detalles sobre el proceso de reciclaje del aluminio para conseguir sus mayores beneficios.

Conocido como metal verde, el aluminio se encuentra en la bauxita y es el tercer elemento natural más abundante en la tierra. Además, se puede reciclar infinitas veces dando como resultado el ‘aluminio secundario’ que presenta las mismas propiedades que el aluminio principal y se consigue consumiendo un 5% de la energía que se utiliza para producirlo originariamente.

Todas estas cualidades hacen que sea uno de los metales reciclables más utilizados en multitud de productos cotidianos, como latas, útiles de cocina, marcos de ventanas, pequeños envases, piezas de automoción, etc., y, al mismo tiempo, el más gratificante tras su proceso de reciclaje.

Reciclaje del aluminio paso a paso

1# A la hora de iniciar el proceso de reciclaje del aluminio, es necesario comenzar por la separación de residuos en las plantas de reciclaje, ya que este metal suele encontrarse mezclado con otros residuos. Para este primer paso se utilizan separadores electromagnéticos con imanes que atraen los productos metálicos.

2# Seguidamente, con el objetivo de facilitar el transporte durante el proceso de reciclaje del aluminio, se deshacen las piezas en un triturador de residuos y se compactan los resultados en una prensa compactadora de chatarra de aluminio. De esta manera, las cantidades del metal ocuparán menos espacio y se ahorrarán tiempos.

3# Una vez realizada la fase anterior, el producto obtenido se limpia con químicos o de forma mecánica, para conseguir un material lo más puro posible y eliminar cualquier otro elemento que pueda obstaculizar un buen reciclaje del aluminio, y se recoge en grandes bloques para evitar que se oxide.

4# A continuación, los bloques de aluminio se funden en hornos industriales a 700ºC para trabajar con el metal en estado líquido y desgasificarlo para eliminar posibles contaminaciones por hidrógeno y otros elementos residuales.

5# Posteriormente, se toma una muestra del aluminio fundido para averiguar las características que presenta y, en caso de que sea necesario, se combina con una mezcla de aluminio puro para conseguir un material que cumpla con los requisitos del producto final.

6# Por último, se extrae el aluminio líquido para darle forma y obtener el resultado deseado que nos permita reutilizar este metal ilimitadamente y promover la sostenibilidad.

Si tú también quieres cuidar del medioambiente evitando residuos innecesarios a través del reciclaje del aluminio, contáctanos y te recomendaremos las mejores máquinas de reciclaje para este proceso.